Así se titulaba la charla que AFAEM Despertar dio los días 21 y 27 de febrero en el Colegio San Juan Bautista de Toledo cuyo objetivo es concienciar a los jóvenes sobre los problemas de salud mental, la alta incidencia de su aparición con el consumo de tóxicos y, por último, trabajar el estigma social hacia las enfermedades y problemas de salud mental. En estas charlas pusieron en conocimiento de los asistentes (estudiantes de 1º, 2º, 3º y 4º de la ESO) el problema del consumo de drogas y la salud mental, al igual que de la adicción a las nuevas tecnologías.

Según estudios en la XII Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (EDADES) 2017-2018 realizada por la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas, las sustancias legales como el alcohol y el tabaco son las preferidas en el inicio al consumo de adolescentes.

Cabe destacar cómo el “vaper o cigarrillo electrónico” se ha puesto de moda entre los jóvenes y adolescentes. Varios estudios como PLOS ONE y TOBACCO CONTROL demuestran un hecho curioso: cómo, un invento chino cuyo objetivo era facilitar a adultos dejar de fumar, se ha convertido en un fuerte vaticinador del posterior consumo de tabaco en los jóvenes, ya que lo consideran más barato, accesible, con variedad de sabores y seguro, esto es, lo perciben como menos dañino. Así lo pudimos comprobar durante las charlas, ya que fueron algunos alumnos los que nos preguntaron por este método y si podía ser igual de perjudicial que el tabaco. A esto hay que añadir el riesgo de transmisión de enfermedades ya que, suelen compartir un cigarrillo electrónico en grupo.

En cuanto al consumo de alcohol, también se está poniendo de moda el Bringe Drinking o atracón de alcohol. Como su nombre indica, esta práctica consiste en beber de forma masiva en el menor tiempo posible con la idea de que “suba” lo más rápido posible. Para ello, mezclan distintos alcoholes con diferentes graduaciones, con el importante riesgo que ello conlleva.

Además el estudio realizado por la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas, señalan cómo ha aumentado ligeramente el consumo de drogas entre los 15-17 años. En el último año, el 60% de los menores encuestados ha consumido alcohol (aumentando un 2% en el último año) y el 25% tabaco (produciéndose una subida del 4% desde 2015).

En suma, hay que agregar las adicciones comportamentales, como el uso compulsivo de internet y la ludopatía o el abuso de las nuevas tecnologías. Durante la charla mantenida con los alumnos, resaltábamos cómo es peligroso que los jóvenes se queden jugando a videojuegos o hablando por aplicaciones móviles como Whatsapp hasta las 3 o las 4 de la mañana, haciéndoles énfasis en el riesgo que tienen de poder padecer en un futuro inmediato alteraciones del sueño y desajustes en su estado de ánimo y, como consecuencia, al día siguiente acudían a clase cansados o incluso se dormían, bajando su rendimiento escolar, hechos que fueron confirmados por sus profesores.

Para finalizar, Rufina, secretaria de nuestra entidad y persona afectada por problemas de salud mental, explicó a los jóvenes su historia personal y recomendó a los chicos y chicas asistentes  “que no se olviden de dormir, que se cuiden, que son muy jóvenes para complicarse la vida” y terminaba aconsejándoles “acordaos de esta charla cuando os ofrezcan sustancias poco recomendables y los riesgos que os hemos contado”.

Written by