En estos días de confinamiento, FJDL, residente de la entidad, nos abre su corazón y nos cuenta cómo ha sido su vida hasta llegar a nuestra asociación.

¿Y cómo nos relata estos sentimientos?

Pues no podía ser de otra manera que mediante un poema.

Os lo dejamos a continuación:

 De pequeño me llamaban niñato,
De mayor me llamaban subnormal,
Y ahora con el paso de los años,
Catalogado como chico normal.

Recibía muchas palizas,
No se si justificadas,
Pero el llanto en mis mejillas,
Era lo que a mi me perturbaba.

Aprendí lo que era el dolor,
Y nada claro saqué en ello,
Soy un poquito cabrón,
Cuando me acuerdo de aquello.

Conocí el mundo de las drogas,
Tan solo con catorce años,
Y la sensatez a mi me ahoga,
Por haber sido tan malo.

Qué decir de la prostitución,
Para costearme la droga,
Nunca hay una solución,
Y en mi cuello vi una soga.

Tuve varias sobredosis,
De cocaína y anfetas,
Incluso en pequeñas dosis,
Mi cuerpo deliraba.

Esta es la obra maestra,
Que ha creado mi dios,
Aquí te dejo la muestra,
De lo que no es el amor.

Fui ladrón de coches,
De chalés y viviendas,
Nadie paraba los choques,
Que daba contra las tiendas.

Mi colega murió pronto,
En un accidente de tráfico,
Huyendo de un control,
Se machacó en el asfalto.

Me acuerdo de unos perritos,
Que en una hoguera lloraban,
¿Qué podía hacer si yo era chico?
¿Acaso pude salvarla?

Empecé a robar en cajeros,
A punta de pistola,
No quería prisioneros,
Pero no daba pie en bola.

A los dieciocho me diagnosticaron,
Maniacodepresivo,
Así que me juzgaron,
Y ahora soy reflexivo.

Esta es la obra maestra,
Que ha creado mi dios,
Aquí te dejo la muestra,
De lo que no es amor.

A los treintaypocos me dieron la minusvalía,
Pasaba por psiquiátricos como quien ve a su tia,
No mas tarde me llevaron a una miniresidencia,
Estaba muy medicado,
Y no tenía paciencia.

Luego fui a un piso tutelado,
Donde conocí a una chica,
Y me había enamorado,
Maldigo ese día.

Más tarde viví solo,
En una habitación,
Cuando recuerdo lloro,
Por aquella situación.

Y ahora viene lo bueno,
He vuelto a la residencia,
He vuelto como un trueno,
Y aplacado como una veleta.

Me he enamorado de nuevo,
Y me hace muy feliz,
Saber que con dos huevos,
Se puede sobrevivir.
 
Esta es mi obra maestra,
La que a mí me hizo dios,
Donde el maestro nos enseña,
Que se puede salir de to´.

Me han bajado las pastillas,
Y me relaciono con normalidad,
Y que me corten las patillas,
Si no me vuelvo a levantar.

Me he arreglado la boca,
Para poder comer mejor,
Mi sonrisa me evoca,
Que soy un soñador.

Tengo habilidades sociales,
Y lo puedo demostrar,
Ya los miedos irracionales,
Los puedo controlar.

De momento mis planes,
Es quedarme en la residencia,
Y por favor no me engañes,
Puedo vencer la esquizofrenia.

Prometo hacer caso,
De los educadores,
Ellos me dan un repaso,
Y yo les toco los…

Fuera broma, soy feliz,
A pesar de las dificultades,
Nunca volveré a mentir,
Siempre seremos especiales.

Esta es la obra maestra,
La que a mí me hizo Dios,
Donde el maestro nos enseña,
que se puede salir de to´.

¿Qué os parece? Nosotros, como siempre, encantados de poder mostraros el gran talento que posee.

Written by